miércoles

Ambición


hermosa, inteligente y brutalmente sincera: Irene Gruss



Ambicioné el color del mejor pullover
de la tienda,
el olor a pintura del mejor cuadro del
museo,
la raíz del pasto inglés
todavía no cortado, o apenas raspado
por la más suave zapatilla,
y aún no logro decidir
que soy una mujer ambiciosa,
podría estar sin trepar
a la más grande columna griega,
al árbol más antiguo
-todo es cuestión de ambicionar
arquitectura
y no colores, no raíces,
óleos a la luz del sol?


Irene Gruss

de El mundo incompleto (1987)


1 comentario:

  1. gracias fernanda; siempre un gusto leer a irene gruss. Abrazos desde rio gallegos.

    ResponderEliminar

*no al efecto de felicidad conformista**
***no a la lejanía*

fernandamaciorowski

fernandamaciorowski

contacto

cuperfer@gmail.com

Archivos de Medea

Aliados