lunes

el espejo roto


El espejo roto


El hombrecito que cantaba sin cesar
el hombrecito que bailaba en mi cabeza
el hombrecito de la juventud
rompió el cordòn de su zapato
y todas las barracas de la fiesta
se derrumbaron de repente
y en el silencio de esa fiesta
en el desierto de esa cabeza
oì tu voz feliz
tu voz desgarrada y fràgil
infantil y desolada
que venìa de lejos y me llamaba
y me llevè la mano al corazòn
donde se agitaban
ensangrentados
los siete trozos de espejo de tu risa estrellada.

Jacques Prevert




No hay comentarios:

Publicar un comentario

*no al efecto de felicidad conformista**
***no a la lejanía*

fernandamaciorowski

fernandamaciorowski

contacto

cuperfer@gmail.com

Archivos de Medea

Aliados