lunes

La superficie de Medea por Claudia Sastre


La superficie de Medea por Claudia Sastre


Fernanda “Cuper” Maciorowski- Estrella deliciosa ediciones- Puerto Madryn – Chubut- 2007


Este libro de poemas de Fernanda “ Cuper” Maciorowski, el primero de esta autora, que sólo habia publicado algunas plaquettes, y algo en revistas y publicaciones literarias, fue, digamos muy esperado. Ella es una poeta con un estilo propio, con una madurez estética que ya reclamaba un formato libro.
Considero a Cuper la primera y legítima representante estética del pop patagónico. Siguiendo los lineamientos estéticos que destaca Anahí Mallol en su ensayo “El poeta y su doble” para con la corriente pop de la poesía argentina de los noventa, podemos decir que Cuper a la vez se asemeja y se diferencia de esa corriente estética. Lo que en el pop de los noventa pasa por la intrascendencia aparente del texto, por lo casual, moderno, modernoso, liviano y pasatista, como postura crítica obviamente a la poesía “comprometida” de las generaciones anteriores; es en Cuper otra cosa. Qué otra cosa será? bueno, Anahi dice que las poetas representantes del pop, Fernanda Laguna por ejemplo, “se hacen las malitas”, en Fernanda Maciorowski esa crueldad, sólo aparente, se hace carne en la figura del yo poético; o sea, Maciorowski, en sus textos, es víctima, es victimario, en roles intercambiable, que con la intrascendencia propia de su lenguaje poético, es decir, sin estridencias, sin regodeo en la crueldad, describe la crueldad, la convierte en lenguaje. Parada dentro del discurso de la poesía femenina, no nos ahorra imágenes de sangre, de dolor, pero siempre desde un universo mínimo, de maquillaje de dolor, en el orden de lo que Baudrillaud nombraba como paradoja entre Simulación y disimulación. Es decir, simulo ser mala, para disimular mi miedo, juego, pero en serio...el poeta juega en serio, se compromete con ese yo, que sabe ficcional, pero real a la vez. El libro cuenta con cuatro partes marcadas, que son a rigor de verdad, cinco, veamos: I Ternura salvaje, II El desamparo de las criaturas, III Extranjera y IV Las modernas noches de Medea; pero esta parte, as u vez, tiene bajo un subtítulo: Tate, una serie de poemas.
Dicha Tate no es otra que Sharon Tate, la difunta esposa del director de cine Roman Polanski, asesinada de manera feroz y cruel por el clan Mason. Y es aquí donde necesito detenerme un instante, porque la misma Medea, anti heróina griega, mujer que se toma como paradigma de la vengativa y cruel, que toma venganza en sus propios hijos, dolida por desamor, es quien muestra su “superficie”, su apariencia externa; si esa es Medea, quién es Tate?
Tate es la víctima, sobre quien recae la violencia de la locura, el absurdo inexplicable de la posmodernidad, la obsesión con lo externo, lo visible, lo superficial. Podemos ver entonces cierta cualidad de reversibilidad en su poesía, cierta ubicuidad que complejiza lo aparente, no admite simplificaciones ni juicios de valor, suspende toda actitud taxativa y totalizante.
Entonces es imposible hablar de banalidad en este libro, imposible pensar que estos poemas son nimios o intrascendentes, Medea, Sharon Tate, dos puntas del iceberg del universo poético donde Cuper construye su discurso estético, su “qué decir”en este mundo donde auguran la pronta muerte de la poesía, debido a que se supone, ya no queda qué decir. A modo de muestra, un poema de la serie Tate, escogido in pectum por bwugan:
13
el signo del diablo
la danza de los vampiros
el valle de las muñecas
no hagan olas
y la muerte no puede ser actuada

Fernanda Cuper Maciorowski vive en Puerto Madryn, estudia la Licenciatura en Letras en la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, sede Trelew. Fue colaboradora en la Revista Virtual Verbo Copihue- Letras Patagónicas hoy desaparecida. Pertenece al colectivo Bajo los Huesos- Movimiento de poesía

1 comentario:

*no al efecto de felicidad conformista**
***no a la lejanía*

fernandamaciorowski

fernandamaciorowski

contacto

cuperfer@gmail.com

Archivos de Medea

Aliados